Cuencos por Carlotta de Otto

Cuencos

Muy bien,
ponme tus ojos en unos cuencos
por favor,
que los voy a comer
a cucharaditas de plata.
Así fríos,
como si se hubieran caído de un soplo.
Y seguro que saben;
a miel derramada;
a sol poniéndose, en el último rayo de buenas tardes;
a yema de huevo, hecha natillas;
a gota de lluvia, turbia y tibia;
a helado de lo que quieras;
a bomba
y a soledades.

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

Acrocorinto © 2018 All Rights Reserved

http://acrocorinto.com/wp-content/uploads/2011/12/acrocorinto3.jpg

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress